Ana Santos, directora de la Biblioteca Nacional. Biblioteca Nacional de España, España, videojuegos, biblioteca,

La Biblioteca Nacional de España (BNE) propone una reforma en la norma que regula el depósito de su inventario, para que este contemple los nuevos formatos de creación digital.

Creada hace más de tres siglos para albergar el conocimiento, la BNE está adaptándose al nuevo contenido digital de hoy, de esta forma incluiría la conservación de Videojuegos o Sitios web.

De momento, la institución no puede conservarlos porque la ley de depósito legal obliga a entregar copias a la BNE solo a los editores españoles y en España se editan pocos, aunque la mano de obra sea española.

Ana Santos, directora de la BNE, informa que están en conversaciones con la Asociación Española de Videojuegos para encontrar la manera de no perder ese patrimonio. “Aunque quizá ahora no les demos mucho valor, son nuevos materiales que debemos conservar”, comenta la directora.

Esta iniciativa se ve reflejada en coherencia con la intención del Ministerio de Cultura de reformar la ley de patrimonio histórico de 1985, con lo cual el BNE desarrolló un borrador que incluyese capítulos dedicados al patrimonio bibliográfico más específicos y amplios con el interés de albergar los nuvos formatos de contenido.

“Debemos adaptar la ley del 85 a la realidad actual, es decir, a los distintos tipos de colecciones patrimoniales que recibe la BNE, incluido el patrimonio digital”, cuenta la directora, que señala el interés por adaptar las leyes y seguir trabajando para el futuro, conservando el presente.

Muy al estulo de Gobierno abierto: las comunidades autónomas serán las que decidan qué sitios web y qué recursos capturarán y depositarán para ser conservados y difundidos. La BNE ya no tendrá exclusividad en la inspección y conservación del depósito legal, con lo que ahorra en recursos y da margen de actuación a otros centros. El criterio es “lograr la mejor representatividad del mundo de Internet”.

Sin embargo la nueva ley renunciaría a almacenar las antiguas microformas (a los cuales denominan como: pasatiempos, crucigramas, sudokus y sopas de letras). “Los videojuegos serán bien de interés cultural [BIC] en el futuro, porque tienen un valor cultural importantísimo como creación artística”, afirma Ana Santos, directora de la BNE.

Es una excelente idea para compartir con nuestras comunidades de Latinoamérica y así mantener algún registro de los juegos producidos en nuestra región.

Deja un comentario